Ágora en línea

Este blog pretende informar y ofrecer un espacio para la expresión libre de las ideas… En el ágora sólo era requisito ser ciudadano para participar, lo mismo aquí.

Dime qué celular usas y te diré quién eres

 

Según un reporte basado en encuestas realizadas por The Competitive Intelligence Unit (CIU), 89% de las clases D y E, que son los niveles socioeconómicos de menor poder adquisitivo, pueden gastar en teléfonos celulares de gama media alta.

El 2% dijo gastar de 4 mil a 5 mil pesos en estos equipos y el 1% más de 5 mil pesos, señaló.

“Adquirir un teléfono de este precio tiene sentido debido a que además de estar adquiriendo un medio de comunicación también adquieren una cámara digital y un reproductor de música MP3, sin mencionar el carácter aspiracional que tienen los teléfonos móviles”, destacó CIU.

En tanto, en los niveles A y B, que son los de mayores recursos económicos, 78% de los usuarios erogan hasta 3 mil pesos en un equipo telefónico móvil y 2% más de 5 mil pesos, precisó.

Al tomar en cuenta a todos los niveles socioeconómicos, se observa que son los jóvenes quienes gastan grandes cantidades por tener un equipo que cumpla con la mayor disponibilidad de aplicaciones tecnológicas.

El 67% de los mexicanos gasta entre mil y 3 mil pesos cada 18 meses para comprar un celular.

Sustitución constante

En México, agregó CIU, la gran mayoría de los usuarios cambian sus celulares de manera periódica y la mayoría cede el equipo usado a otro usuario de menores posibilidades económicas.

Según las encuestas de la firma, 34% de los clientes cambian sus equipos de un año y año y medio, en tanto que 25% lo hacen de seis meses a un año.

Sólo 15% permanece con el mismo teléfono más de dos años y 26% restante de año y medio a dos años, indicó.

Celulares más caros

Celulares más caros

enero 8, 2009 Posted by | Economía | Deja un comentario

Diciembre inesperado para Wal Mart

 

Descienden ventas de Wal Mart

Descienden ventas de Wal Mart

A pesar de las agresivas promociones que Wal-Mart de México puso en marcha en el mes de diciembre, sus ventas comparables cayeron a 0.8% en comparación con el mismo mes del año pasado.

Este indicador se ubicó en 4.2% en 2007, pero la debilidad en el consumo y la cautela de los consumidores a la hora de abrir la cartera le pegaron a la cadena minorista.

El indicador compara las ventas de una misma tienda siempre que tenga más de un año en operación.

De tal forma que la cifra de 0.8 en contra representa que cada una de las tiendas que pertenece al Grupo Wal-Mart reportaron ventas negativas.

Los analistas financieros consideran que el consumo se mantenga restringido durante algunos meses.

Diciembre habría sido “aceptable” (caída modesta en ventas comparables para Wal-Mart de México), pero esperamos que el principio de año sea apático, incluso con posibles caídas nominales en VMT en febrero y marzo, por la conjunción de una demanda débil y efectos calendarios adversos.

Analistas de Banamex Acciones y Valores (Accival) consideran que los resultados de esta empresa del sector retail serán “modestos” en el corto plazo.

La debilidad de la demanda, sumada a un efecto calendario desfavorable (desde diciembre a marzo, con la excepción de enero) nos hace prever resultados muy modestos en indicadores como las ventas comparables, lo cual podría incidir negativamente en la percepción del mercado.

En diciembre los analistas anunciaban una caída nominal de -1.5%, aunque a semanas iguales proyectaron un avance cercano a 0.5%.
Sin embargo la caída fue menor a lo esperado con 0.8%.

Wal Mart ha defendido muy bien su participación de mercado, pero en una recesión, sigue latente el riesgo implícito de su mezcla de ventas, que está más cargada a duraderos, los cuales representan casi la mitad de sus ingresos.

Los expertos opinaron que aplicar una estrategia de precios mucho más agresiva, con objeto de generar tráfico (y aún a costa de márgenes), tendrá un impacto más fuerte del que anticipábamos para Wal-Mart de México, al menos en el corto plazo.

 

enero 7, 2009 Posted by | Economía | Deja un comentario